Now reading
La enfermedad y la familia

Haces o deshaces

La enfermedad y la familia

Conozco a «A»  desde hace muchos años, tal vez diez o  más. No olvido como se presentó conmigo en el club donde ambas vamos a hacer ejercicio, con frescura y amplia sonrisa me dijo “me llamo A , y soy una feliz madre soltera”.

En una ocasión me pidió los datos de algún buen psiquiatra para su sobrina, la chica presenta desde hace unos meses las primeras grandes complicaciones por una grave enfermedad  y no es de sorprender el impacto en su estado de ánimo ante lo que estará enfrentando ya que cualquier enfermedad de riesgo considerable ante su evolución y posibles secuelas, genera una modificación en la propia persona, pero también en su núcleo familiar.

Mi amiga me pide también apoyo psicoterapeutico para ella, la canalicé con una de mis colaboradoras, ya que  un psicoterapeuta no tiene permitido trabajar con quien le genere afectos, como entre «A» y yo, o antipatía.

Cuando una enfermedad llega a una familia, se movilizan sentimientos, miedos, ansiedad, enojos, incertidumbre, una reasignación de funciones y actividades  y sobre todo cuestionamientos sobre nuestra propia salud y vida.

enfermedad2Esta no es una situación ideal de vida y se requiere de una preparación extra para enfrentar este tipo de eventos a nivel familiar, enseguida te ofrezco una serie de recomendaciones que te pueden servir para estos casos:

1. En el caso de pedir una segunda opinión, esta debe ser brindada por un especialista en el tema, sin embargo, pedir más opiniones puede ser confuso, genera altos costos económicos y puede derivar en una pérdida de tiempo.

2. Conserven un expediente con todos los análisis y resultados originales. Solo trasladen copias para su revisión por los expertos.

3.Establezcan 2 personas para las visitas con médicos y procesos que sean cercanos al paciente y reconozcan su esfuerzo y participación.

4. Para los cuidados en casa o en el  hospital organicen roles, es importante que los familiares de el paciente también descansen y continúen con sus vidas hasta donde les sea posible.

5. Sean muy cuidadosos de a quien comentar la situación, la discreción puede ser una buena herramienta en estos casos y para evitar personas tóxicas o que entorpezcan los procesos burocráticos o emocionales del paciente.

6. Jamás duden de permitir al paciente expresar sus sensaciones, dudas y miedos.

7. La información proporcionada por los especialistas médicos debe ser clara y en un nivel que todos los involucrados, junto con el paciente puedan entender y debe ser abierta cada vez que se  solicite.

8. La ayuda de un psicoterapeuta puede ser muy útil en estos casos, tanto para el paciente como para los familiares, un profesional de la terapia puede a veces ser más objetivo que los familiares o los amigos quienes se involucran a un nivel más visceral.

9.Expresar nuestras emociones es fundamental para desahogarnos y mantenernos fuertes y enfrentar este tipo de eventos, si necesitan un momento a solas para hacerlo no hay por que sentirse culpables.

10. No hay que olvidar que el paciente es un ser humano y que debemos respetar siempre su criterio, sus decisiones y sus sentimientos, hagamos uso de nuestra empatía al máximo.

Gracias “A”……

1 Comment

  1. Cinthya mayo 30, 2016

    Si bien es cierto lo de la confusión en segundas opiniones también es cierto que en la desesperación una persona busca en todos lados alguien que le de solución o posible cura a la enfermedad. Estoy muy de acuerdo que el apoyo de un psicoterapeuta es critico en estos casos.
    Buen articulo! gracias..

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>