Now reading
Copa Menstrual

Haces o deshaces

Copa Menstrual

Durante muchos años, las mujeres hemos tenido sólo 2 opciones para enfrentar la menstruación: usar toallas femeninas o tampones. Sin embargo, ahora ha surgido la copa menstrual, una alternativa para la higiene íntima que es amable con el cuerpo, los bolsillos y el medio ambiente.

Una mujer utiliza unos 240 tampones al año esto es unas 3 cajas por ciclo menstrual y cada caja oscila entre los 35 y 55 pesos. La copa, en cambio, cuesta entre 240 y 700 pesos en promedio y no es necesario renovarla a lo largo de 10-15 años. Como es evidente, esto es un problema para las grandes empresas, que en el caso de que su uso se popularizara, verían sus beneficios mermados.

De nuevo, son las principales empresas y laboratorios farmacológicos convirtiendo la salud de las mujeres en un rentable negocio. La copa menstrual, no sólo es una alternativa más económica que los tampones y las toallas sanitarias, sino que además es más segura y saludable, protegiendo de irritaciones, evitando numerosas incomodidades y así como también diversas enfermedades.

copamens2

Sin duda, el negocio de los tampones y compresas, así como toda la industria de la higiene íntima femenina forma parte de ese gran dispositivo de control sobre los cuerpos de las mujeres que es el patriarcado. Éste establece múltiples tabúes y prejuicios sobre dichos cuerpos impidiendo que nos relacionemos con ellos, los conozcamos y gestionemos nuestra sexualidad de forma consciente: desde la idea de que la vagina de las mujeres es algo sucio y que por tanto debemos evitar tocar, hasta la consideración de que la regla es algo de lo que hay que avergonzarse, ocultar y vivir en la intimidad.

Prejuicios fuertemente asentados en la mentalidad de las mujeres y que provoca el rechazo de muchas a la copa menstrual. Tenemos grabado tan a fondo que la menstruación es algo sucio, repugnante, que por ende también lo es el uso de la copa menstrual que nos permite un contacto más íntimo con la sangre que sale de nuestra vagina una semana al mes.

Esto pues es un ejemplo de la alienación impuesta hacia nuestro propio cuerpo, el sentirlo extraño, fuera de nuestro control y nuestros deseos. Algo que contrasta fuertemente con la sexualidad masculina.

De hecho, los hombres no tienen ningún problema en llevarse las manos hacia sus genitales, ya sea para rascarse cuando les pica o para masturbarse. Sin embargo, en el caso de la mujer, no es “propio de una señorita” llevarse la mano a la entrepierna bien sea para rascarse, masturbarse o colocarse un tampón o una copa menstrual.

Esta copa flexible se dobla e introduce en la vagina para expandirse una vez dentro, adherirse herméticamente a las paredes vaginales y retener el flujo menstrual. A diferencia de los tampones, que se instalan cerca del cuello del útero, y de las toallas femeninas que se usan externamente adheridas a la ropa interior, ambos para absorber el sangrado, la copa menstrual se inserta en la entrada de la vagina para retener el flujo menstrual y desecharlo posteriormente.

copamens1

Entre las ventajas de esta copa está la posibilidad de reutilizarla sin necesidad de desecharla como sucede con las toallas femeninas o los tampones. Simplemente se vacía el flujo menstrual en el excusado, se limpia y se vuelve a introducir. Puedes reutilizarla en cada regla.

Si eres de las mujeres a las que tocar el sangrado les produce aversión, tal vez este método no sea el adecuado para ti. Por esa misma posibilidad de estar en contacto con la sangre, la copa menstrual resulta un tanto incómoda cuando estás fuera de casa. Cuando uses un baño público, lleva contigo una botella con agua para poder lavarte.

Sin embargo, se debe tener una mentalidad más progresista sobre este método para mujeres menstruantes, debemos preguntarnos en principio porque nos dan temor o asco los fluidos propios de nuestro cuerpo, aprender a amarnos es aprender a aceptarnos y aceptar nuestra propia corporalidad, además de pensar los beneficios que estamos teniendo no solo sobre nuestros cuerpos sino también con el planeta que estamos  habitando, la copa menstrual supone varios con solo un poco de nuestro empeño en adaptarnos al cambio, como cualquier otro, te presentamos algunos puntos a favor de este método alternativo de contención de la menstruación:

*Aunque supone fuerte desembolso la primera vez que se compra, no tendrás que volver a comprar otro tipo de protección femenina, pues dura de 10 a 15 años (cuidado con las imitaciones, que generalmente son chinas y más baratas, pero pueden dañar tu salud).

*Se puede utilizar con discreción para nadar, ir a la playa o hacer ejercicio. Básicamente cualquier tipo de actividad sin ningún problema.

*Ayuda al medio ambiente al evitar que se desechen o incineren toallas femeninas y tampones.

*Usar toallas femeninas y tampones con blanqueadores y aromatizantes está asociado a problemas de alergias, resequedad vaginal, candidiasis (el ambiente cálido y húmedo que crea una toalla favorece la proliferación de este hongo), o el síndrome de shock tóxico, infección bacteriana causada por el uso prolongado de tampones.

*Es excelente para mujeres con piel sensible.

*No es necesario cargar con repuestos voluminosos para la higiene íntima en la bolsa.

*Brinda protección femenina por más tiempo.

*No es la sangre sino la constante fricción de la piel con las toallas femeninas que contienen químicos y la poca ventilación que tiene nuestra zona íntima, lo que ocasiona humedad y “mal olor”. La copa menstrual no lo provoca.

Si te decides a usar la copa menstrual asegúrate de elegir la talla adecuada, considera tu edad y si has tenido hijos por parto natural o cesárea, ya que los músculos vaginales se expanden por estos factores.  Ya es hora de que las mujeres nos organicemos, alcemos nuestras voces y tomemos el control de nuestros cuerpos. Que sea nuestra la decisión de qué utilizar y que desmitifiquemos la regla como algo asqueroso y nuestros genitales como algo impuro e intocable. Pongamos por delante nuestra comodidad y nuestra salud por encima de los intereses de ninguna empresa para la que solo somos ganancias económicas.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>